viernes, 7 de noviembre de 2008

¿Si me animara a correr, tu me apoyarias?

El ser humano es una vaina seria, el sufrimiento se contagia.


Despues de hacerme la señal de la cruz pasaron unos 10 segundos, en ese transcurso de tiempo estaba moviendome verticalmente, trote estacionario, y no era precisamente que estaba calentando..., era el frio al que le estaba huyendo. Me ubique bien adelante, pero no en la linea de partida donde estaba el Señor Marco Olmo y otros superdotados de iguales caracteristicas. A mi lado mucha gente, no conocia a nadie, tampoco hablaba (ni entendia) su idioma, el Italiano. Muchos señores mayores, master, que no es raro ver en este tipo de competencias. Muchos con bolsos muy pequeños y otros no tanto. Muchos con bastones. Estaba oscuro y como he comentado mil veces, hacia BASTANTE frio, despues me entere que habian 3°C. No tener gorro y/o guantes era comprometer seriamente el resultado positivo en la carrera.

Dieron la partida, eche un vistazo donde estaban mi Esposa, Jose y Anita y me auparon, vamos!!! Venezuela!!!, algo asi dijo Anita recuerdo que escuche entre la bulla de la gente y la partida. Como siempre, sali esmachetao al igual que todo el mundo. Es una gran mentira creer que como son 70 km la gente va a salir caminando, paseando, observando la naturaleza y cosas por el estilo. El 90 % de los que estaban alli salieron como si se estuviesen corriendo 10 km. Por ese motivo tambien sali como el corcho que salia de las botellas de vino que bebi en cada cena por culpa de Jose mas que de Anita.



Alli iba yo, en plena partida


Los primeros 5 km, como los habia estudiado, eran muy quebrados: subias un kilometro, bajabas un kilometro y asi sucecivamente hasta el km 5. La primera parte era concreto, digamos que el primer kilometro, nos metimos por el pueblo, lo atravezamos hasta dejar la dura superficie e internarnos en un camino de tierra, un camino por el que cabia un vehiculo rustico. Estaba oscuro, bastante oscuro, solo se veian las lamparas frontales alumbrando el camino. Casi no se podia ver el piso, practicamente me guiaba por medio de los que iban a mi lado, delante , e incluso, los que venian detras, sin querer queriendo, me ayudaban con sus frontales. Iba bastante duro, el pulso lo llevaba a mas de 180 ppm y creo, no estoy seguro, que iba entre las primeros 20 personas. No queria ir tan duro pero tampoco queria quedarme muy atras. Siempre salgo a dar el todo por el todo, si fallo en el intento no podre excusarme diciendome que no lo intente.

Mi estrategia me la habia planteado asi: le echaria bolas al principio, al termino medio y al final, en otras palabras, le echaria bolas, lo mas que pudiera hasta que el cuerpo aguantara. En detalle, saldria lo mas duro que pudiera y trataria de mantenerme asi, inicialmente, hasta el kilometro 20 que habia un limite de tiempo de 5 horas (9 a.m.). Posteriormente pasado ese corte de tiempo mi idea era seguir a ritmo constante sin parar. Habia otro limite de tiempo en el kilometro 40 que me preocupaba bastante, habia que llegar antes de la 1 p.m.

Aunque mi cuerpo mantenia la memoria del entrenamiento que habia hecho, semanas y meses antes en Caracas, ciertamente esa memoria no contenia, ni siquiera un registro, de un tipo de entrenamiento, el nocturno. No sabia lo que era correr por caminos de tierra de noche, sin ver el camino y eso definitivamente me afecto notablemente. Recuerdo haber corrido en el Cortafuegos siendo oscuro todavia y recuerdo claramente que fui muy torpe haciendolo pero pense que era por los charcos que habian en ese momento. Mas que todo bajando, tropezaba con piedras, me tambaleaba, perdia el equilibrio y todo era porque sencillamente no veia el camino, eso me hizo bajar un poco el paso en algunos sitios, la idea tampoco era caerse y menos al principio de la carrera. Otra vaina que me jodio bastante al principio de la carrera fue la linterna en la cabeza. Parecia comoda, muy lijera, pero me resulto poco practica. Al correr se movia mucho y practicamente perdia la escasa vision que tenia del camino. A veces me llevaba la mano a la cabeza para tratar de arreglarla mientras corria y eso me hacia perder bastante la concentracion, y el equilibrio.

Sin duda, la linterna echando vainas, la oscuridad y mi torpeza para correr en la noche, lo rapido que iba, en fin, habian muchas cosas que me estaban pasando al principio de la carrera que me afectaron animicamente. Asi llegue al kilometro 5, un punto llamado La Pasarella di Pertuso, efectivamente una pasarella, un puente, de madera el piso recuerdo, bastante angosto y simbolo de la carrera pues su foto salia en varios folletos. La carrera se llama Le Porte di Pietra y justo al pasar dicha pasarella lo que venia era una empinada y larga subida donde predominaba la piedra. Al final del puente, que mediria unos 100 metros, colocaron una alfombra para que nadie, inoportunamente, se resbalara.

Es que en la cara se me veia lo reventado que iba en la pasarela y la linterna toda incomoda en la cabeza y con gente siempre pisandome los talones. El que iba detras de mi llego en el puesto 17 con 10 horas y un minuto.


Hasta ese momento, aunque iba rapido, muchas personas me habian pasado. Iba con el pulso a 186 ppm, lo mas rapido que podia y no podia creer que gente me pasara mas rapido, pero asi sucedia. Delante de mi iba un carajo, que no era Italiano, que despues me entere habia llegado 8vo en la general con un tiempo de 8 horas y 30 y algo de minutos..., el año anterior ubiese sido tercero. Al pasar el puente venia la parte mas dificil de la carrera, un ascenso, bastante tecnico, donde subias mas de 500 metros de desnivel positivo en 2 kilometros de distancia. La subida era tan tecnica que en muchos tramos habia que agarrarse de una guaya de metal que recorria el angosto camino de tierra y piedra, siempre subiendo y debo decir que era que jode!!!.

En un principio comenze a subir rapido, detras de mi venia una cola de gente y me sentia bastante presionado, no aguante y al cabo de unos 15 o 20 minutos cedi el paso con el rabo entre las piernas. Los que venian detras de mi llevaban un paso moustruoso, incluso me paso una femenina que debio ser la primera que llego a la meta. Ya venia moral y animicamente dando tumbos y en ese tramo comenze a flaquear, nuevamente, mentalmente. Digamos que la gota que derramo el vaso fue cuando termino esa larga subida y aparecio nuevamente mi torpeza al bajar por algunos senderos pedregosos, y para colmo, siempre de noche y siempre pasandome uno o dos personas. En ese momento me convenci contundentemente que no terminaria la carrera. Estaba plenamente convencido y literalmente me decia: esta carrera ha sido mucho para mi.

Tambien literalmente le rogaba a Dios que amaneciera lo mas rapido posible. Segui con mis malos pensamientos durante un rato, practicamente resignado a no terminar la carrera. Asi llegue al kilometero 12, un lugar llamado Rocaforte, donde habia un punto de hidratacion y tome que jode agua a pesar que hasta el momento me habia mantenido hidratado a punta de Red Bull. Tambien me pasaron varios alli aprovechando la hidratacion. Segui y segui, me pegue con un grupito donde estaba una corredora, que quiza era la segunda, iban tres corredores, ella, y yo me le sume. Con ellos estuve un buen trecho hasta que me dejaron dos de ellos.

Y descubri que: el estado de animo y la confianza de un corredor es inversamente proporcional a la cantidad de corredores que lo van pasando en una carrera... y es que, cuando dejaron de pasarme corredores, me senti bien, me llene de confianza, me senti fuerte y los malos pensamientos habian desaparecido. Desde el kilometro 12 hasta el kilometro 20, aunque no alcance a nadie, nadie me paso. En ese trayecto, digamos que por el kilometro 17 u 18, amanecio y estaba claro. Costa Salata era el lugar del primer limite de tiempo, el kilometro 21.4., en donde llegue en 3 horas con 5 minutos... casi dos horas antes de la hora del cierre que era a las 9 de la mañana, llegue a las 7 y 5 minutos de la mañana. Ir con dos horas de colchon me parecio excelente para lo que quedaba de camino. Me sente unos 5 minutos, llene el camelbak de agua, me comi una barra energetica PowerBar, que era la primera cosa que comia en tres horas, y, como estaba claro me quite los guantes y el gorro, pero me los volvi a poner, obligado por el frio aun.

Alli en Costa Salata descubri algo que sucede cuando se lleva Red Bull en el Camelbak. Sucede que habia llenado el mismo con cuatro latas de dicho liquido, frias, sin hielo como acostumbro a hacer ya que no habia hielo en el apartamento. Hasta el kilometro 20 me habia estado molestando, entre las cosas que ya comente, un ruido en el bolso, el tambalear del liquido hacia arriba y hacia abajo. No le preste mucha atencion, aunque fastidiaba, pero no queria pararme por esa nimiedad. Precisamente esa nimiedad era que con el batir y tambalear del bolso, el Red Bull, que es una bebida gaseosa, genero los respectivos gases, que no podian salir y que quedaban atrapados en el bolso. Cuando saque el vegija del bolso estaba como una bombona a punto de estallar, llena de gases. Entonces lo voltee, saque el aire y llene de agua con lo que quedaba de Red Bull y di gracias a Dios que no se reventara la vejiga del bolso mas fiel que he tenido.

Tener esas dos horas de colchon me dieron mas confianza, pero no podia descuidarme ya que el proximo punto con limite de tiempo era el kilometro 40, llamado Cap. di Carrega, y a donde tenia que llegar antes de la una de la tarde, es decir, tenia unas 6 horas para cubrir 20 kilometros, pero eran mucho mas duros que los hechos hasta ahora, duros por el terreno y por el cansancio que habia acumulado.


Alli se ve desde el Km 21.4 hasta el 40.8, un buen trecho, donde me dio la moridera es precisamente la parte mas pelua, por el Km. 33.


Al proseguir con una barra energetica en mi mano aun, me comenze a sentir mejor fisicamente, tanto asi que en poco mas de 10 kilometros, desde el 21 hasta el 33 o 34, pase como a 15 personas, a buen paso que iba. En muchos lugares pasaba trotandido, fuese subidita, bajadita, planito, trotandido iba, estaba fuerte, seguramente el RedBull y la barra energetica que comi estaban haciendo efecto. Cuando recien sali de Costa Salata alcance a una señora, Italiana porsupuesto, me pidio que hiciera algo con una botella de agua que tenia, porsupuesto no le entendia pero queria ayudarla, pues, le hable en español, pensaria que era español, entonces de manera obstinada me arrebato la botella, practicamente diciendo que no queria mi ayuda...coño, yo queria ayudarla. Ojala viniera algun dia a Caracas a hacer una carrera.

Poco antes de llegar al kilometro 34, un lugar llamado Monte Antolo (1597 msnm), me dio un bajon fisico y comenze a caminar bastante lento. Justo al llegar a la cima, donde habia una cruz, se me fue pasando la debilidad y trotandido en las bajadas llegue al Cap. di Carrega (1367 msnm) en el kilometro 40.4. Hasta ese momento llevaba 6 horas con 25 minutos, un tiempazo que me hacia soñar en torno a las 10 horas. En ese lugar esperaba que mi esposa junto con Jose, Anita y Luisana estuvieran esperandome ya que era un lugar donde se podia llegar en auto. Realmente esperaba que estuvieran alli para darme la Coca Cola de la salvacion, sin embargo cuando llegue no los vi. Estuve unos 15 minutos en el lugar descansando. Me tome dos power gel marca Enervit que sabian a diablo muerto pero asi mismo fueron a parar al estomago, llene nuevamente de agua fria el camel y tras limpiar las medias y los zapatos de piedrillas y esas cosas decidi seguir camino. Eran cerca de las 10 y 30 minutos de la mañana, habia llegado a ese sitio del cual tenia para llegar a la 1 de la tarde, tenia unas 2 horas con 30 minutos de colchon y ya estaba mas tranquilo, los cortes de tiempo no me preocupaban. Quise quitarme el gorro y los guantes pero tampoco el frio me dejo.

Añorando la Coca Cola segui mi camino hacia el Monte Carmo (1640 msnm), entonces, el carajo que nunca en su vida ha terminado un 42, llego al kilometro 42.4 donde justo habia otra enorme cruz, sin darse ni cuenta de la mitica distancia. No se me hizo muy largo llegar a esa cumbre pero bajando la misma distancia si se me hizo largo. Todo ese trayecto hasta el kilometro 48,8 me parecio eterno y tedioso a pesar que no era nada dificultoso, mas bien un sendero casi que casi siempre bajando, pero ya estaba cansado. Tenia mucha ansiedad por llegar a los 50 kilometros. Cap. di Cosola (1481 msnm) era el lugar de los 48,8 km, donde llegue en 8 horas con 19 minutos y mi reloj marcando 49 kilometros con 300 metros, casi los 50 km y mi colchon seguia siendo de 2 horas y media porque llegue a las 12 con 19 minutos del medio dia al lugar que tenia para llegar a las 3 de la tarde.

Al llegar al punto de control me sente un rato, mas de lo que lo habia hecho anteriormente a lo largo de la carrera. Bromeando le pregunte a la persona que estaba entregando agua si no tenia Coca Cola, me dijo riendo que no, evidentemente sabia que no. Al cabo de algunos segundos vi a un carajo con una Coca Cola en la mano, fui y le pregunte donde la habia comprado y me indico que justo donde estaba era la parte trasera de un restaurancito. Porsupuesto que lo dijo en italiano, le entendi porque me señalo con la mano donde era la vaina. Entre al restaurancito, que le llaman Bar por aquellos lares, y el señor de la barra me atendio como si acabara de llegar el hijo que no veia desde hace 30 años. Aunque solo hablaba italiano, entendio perfectamente que le pedi una Coca Cola y un Crosand de frutas que guarde en el bolso y nunca me comi. Tambien entendio cuando le pedi un limon. Todo era como 5 euros, le pague con un billete de 100 y ni chistio.

Sali del "Bar" agradecido con la actitud del señor en direccion a lo que decian era el punto mas alto de la carrera, el Monte Ebro (1700 msnm), que estaba en el kilometro 53.4, a donde despues de casi puro caminar, llegue sin marcarlo en el reloj. Luego de ese lugar el recorrido era bastante amigable, casi que siempre bajando hasta el kilometro 59,2, sin embargo, en el kilometro 56 o 57 ya no podia mas, el cansancio y la falta de energia se apodero de mi y era muy logico, casi ni habia comido. Me paraba a cada rato. Ya habia dejado de hacer trotecitos y solo el hecho de caminar era un gran esfuerzo. Siempre sacando cuentas me di cuenta que incluso iba para hacer menos de 11 horas, de haber tenido fuerzas claro esta. Queria llegar al kilometro 61 ya que despues de alli era solo bajar y bajar 9 kilometros mas pero sabia que mi condicion no cambiaria, fuese plano o bajada, ya el gran amigo de Joao, me refiero al reviente, me acompañaria hasta el final.

Cuando finalmente, casi arrastrandome, y despues de perder la cuenta de las personas que me pasaban de rato en rato llegue al Monte Giarolo (1473 msnm) en el kilometro 61,6, ni me di cuenta y termine marcando el reloj despues de tener rato bajando a los 62.84 km, llevaba en ese momento 11 horas con 19 minutos. Justo en ese sitio habia un punto de control donde tome agua y una muchacha muy amable me dijo, en italiano siempre, que quedaban unos 6 kilometros. A esa altura de la carrera, de hecho, desde el kilometro 56, habia perdido el interes en el tiempo en que terminaria la carrera, ya ni recordaba el colchon que tenia de mas de dos horas, lo que queria era llegar a la meta y terminar el penoso asunto.


Alli se puede facilmente ver que habian casi 9 km de pura bajada. Para ese momento, con honestidad, preferia las subidas, que ya no habian.


Me anime un poco mentalmente y, quiza por pena que me vieran caminando, comenze a trotar, me dije que lo haria por 3 kilometros, asi estaria mas cerca de la meta. Constantemente veia el reloj para ver cuanta distancia avanzaba y la altura a la que iba. Vi pasar el km 62, 63, 64 y 65, siempre trotando. Me pare, camine un rato ya sabiendo que me quedaban pocos kilometros. Me faltaba tan poco, que escuchaba la bulla de la carrera, los anuncios en la llegada y hasta incluso podia ver la calle principal del pueblo. Finalmente y cuando casi llegaba a dicha calle, digamos que a unos 400 metros de la meta, me pare y sente en algo parecido a un estacionamiento y me quite la licra negra hasta los tobillos que me habia acompañado todo el camino, tambien el gorro y los guantes asi como la chaqueta, lo meti todo en el bolso. Me puse un shot, que me regalo un amigo hace algunos años y que tiene los colores y la forma de la bandera de Venezuela, con todo y las 7 estrellas. No es que sea muy patriota pero, me habia prometido que si llegaba a la meta lo haria con ese short, quiza como evidencia visual de ser el primer (y unico) Venezolano en hacer y terminar dicha prueba, que llevan tres años haciendo y donde participaba el campeon del mundo.

Incluso cuando me cambiaba de ropa me pasaron como tres personas, pero no me importo mucho. Llegue finalmente a la calle principal del pueblo, trotandito segui hasta llegar a la meta. Estaba la familia reunida esperandome, me auparon, detuve mi reloj, marco 69 kilometros con 900 metros y un tiempo de 12 horas con 17 minutos, pudo haber sido mucho, pero mucho menos. Estaba fundido totalmente, en la cara se me veia.


A punto de llegar al embudo de llegada, estaba limpiecito, los piernas limpiecitas por la licra, que me acababa de quitar, el shot me lo acababa de poner, la camisa blanca siempre estuvo protegida por la chaqueta, los guantes impidieron que me ensuciara las manos y el gorro la cabeza. Del olor no puedo decir mucho...


Ya habia llegado, por fin!!! termino el sufrimiento. Deberia ser objeto de estudio, increiblemente no tenia ampollas, tampoco me dio nunca un calambre, solo una moridera por el km. 56. Cuando deje de ser cabeza dura y sepa y entienda que debo aprender a comer durante las carreras, seguramente mis resultados, que actualmente no son malos, mejoraran notablemente. Que sinverguenza, casi no comi un coño.


Mientras me esperaban en la meta, mi Esposa, Jose, Anita y Luisana vieron llegar a muchos corredores, unos venian frescos, otros cansados, otros sucios, otros incluso heridos. No se si antes o despues que yo llegara, mi esposa me dijo que Jose cariñosamente le dijo a Anita:
"... Paloma, si me animara a correr, ¿tu me apoyarias?, ¿me acompañarias?..."


De izquierda a derecha: Anita, Mi Esposa Maria, Mi Hijo Ian, Yo, Mi hija Martina, Luisana, y por ultimo, el nuevo futuro miembro del mundo del correr.


5 comentarios:

Félix dijo...

Buen relato. Aprovecha esas grandes condiciones y métele a la papa en la carrera. ¿Quién sabe cómo te iría entonces?

Uno no se da cuenta, pero esas loqueras que uno hace a veces pueden hasta inspirar a otros.

Así, entonces y sin estar consciente de asumir ese papel, uno se convierte en una especie de ejemplo para familiares, amigos y hasta desconocidos. ¡Sigue corriendo que tus chamos te lo agradecerán cuando sean más grandes!

Ya, inevitablemente y sin querer serlo, eres ejemplo para otros venezolanos que quieren hacer ultramaratones.

Saludos.

Luis Pinto dijo...

Excelente relato, a pesar de que tú mismo tratas de minimizar tu hazaña enfatizando los malos momentos que pasaste, lo remarcable es que pudiste lograr tus objetivos.

Adelante sigue entrenando para el UTMB.

Saludos

Jesus Hulett dijo...

Gracias por sus comentarios, tambien por tener la paciencia por leer los largos relatos, coño, me siento muy alagado por sus comentarios. Si, ahora, en caso que salga favorecido en el sorteo, me toca entrenar para el UTMB 2009 y eso no es nada facil, nada comparado con lo que he hecho. Ahora, si no salgo favorecido para esta año para el UTMB tratare de hacer alguna vaina vergataria como el maraton des sables o algo asi.Veremos. Saludos Felix y Luis

Luis Pinto dijo...

Jesús, gracias por todos tus comentarios. Como dices ya no queda nada para la carrera. Lo único que quisiera es bajar más rápido, pero coño, tengo casi 55. Y no es fácil. La vista, el equilibrio...son cosas que se van deteriorando. Aunque despues de saber lo que hace el señor Marco Olmo no hay excusa posible.

Con respecto a la carrera del jarillo mi tiempo de 2h 40' no fué en la de 30k, sino en una posterior de 21k.

Vamos a ver como me vá. Hay 11 inscritos en mi categoría. Por lo menos espero poder decir que llegué entre los 10 primeros.

Tu categoría será la más numerosa, y competida seguramente, así que suerte y saludos.

carlos enrrique dijo...

Hola,jesus!! Quiero decirte que para mi eres grande!! si porque para hacer todo lo que en tu blog e leido eres de verdad perseverante,Que lastina que talento como tu no tengan el apoyo de una fundacion??..Pero lo importante es que amas lo que haces como sport e hobby..y es por eso que en cada palabra que leia me llenaba de entusiasmo para asi terminarlo...Es un honor para mi y mi esposa adriana el haber compartido con ustedes en sus tiempo que estuvieron en (ITALI-NOVA-MILANESE)..Gracias y de verdad mucha suerte para tu proccima gara..el 30/11/2008...y nos vemos en francia 2009..TE SEGUIREMOS LOS PASOS...