jueves, 13 de marzo de 2008

Tactica para correr duro


Una Semana Agridulce
(Parte I)


Jesus Ten piedad,... es algo que uno suele escuchar mucho en Semana Santa, pero no exactamente tiene que ver con eso la oracion. Lo anterior lo dijo el amigo Joao cuando me intercepto en el terreno para comenzar con el previsto ritmo de cinco vueltas. Yo ya habia empezado, desde el arbol frente al edificio, donde vivo, de donde sali disparado y de donde salgo disparado cuando hago los fulanos ritmos en el terreno. De alli hasta el comentado sitio son unos 4 minutos y un poco mas. Cuando hago los ritmos son tres minutos y un poco mas. Salgo rapido, no tan rapido, pero si rapido. Hago el mismo recorrido y veo casi siempre las mismas personas y animales, salto varias aceras, esquivo algun que otro vehiculo, hasta finalmente llegar al Terreno.

Tenia la gripe lo mas cruda que se podia, gracias a dios inhalo por la boca y exalo por la nariz. No corri ni lunes ni martes, la gripe no me dejo hacerlo. El miercoles, una cita impelable con el ritmo, por lo menos para salvar la semana y no sentir el peso de mi conciencia diciendome que como coñ$% iba a buscar 1:22 y pico en la media maraton de Caracas si no entrenaba. Tenia gripe, y una gripe arrech#$%a, cabe destacar.

El entrenamiento del Viernes, que me provoco la gripe, fueron unas series de unos trescientos metros en la montaña, matadoras, en subida, fueron siete, rapidisimas... "descansando" dos minutos entre serie. El asunto es que en ese descanso habia que devolverse lo mas rapido posible al sitio de origen. A la final terminabas descansando legalmente poco menos de 2o segundos. Ese es el entrenamiento, no dejar que el ritmo del corazon baje tanto como para empezar desde cero. Si no fuera porque en otras ocasiones las habia hecho pero descansando un minuto cuarenta y cinco segundos, diria que eran las mas rapidas que he hecho. De hecho son las mas rapidas que he hecho. Termine con la cabeza doliendome y la gripe me dio su cobijo incondicional.

Pero volviendo al ritmo matador, iba mas con animo de ayudar al amigo Joao que de correr a mi verdadero ritmo, que tambien es matador. La primera vuelta es la crucial, hay que ir rapido, viniendo frio, con poco "calentamiento" y adecuarse al paso sabiendo que sera la vuelta mas lenta... no hay que pensar mucho en eso, mejor es correr concentrado y dejar que los tiempos salgan solos sin abusar.

Compramos un par de reloj, Garmin Forerunner 305, por amazon, baratos, 225$ cada uno, una oferta y parece una muy buena adquisicion. Lo malo es que la empresa que se encarga de traerlos (Lasfeli Export), a la cual denuncie ante el Correo del Pueblo de El Universal(http://buscador.eluniversal.com/2008/03/13/cor_index.shtml), no los ha enviado desde Miami a Caracas y quien sabe para cuando los enviara. Mientras tanto, a duras penas, marcamos los laps con relojes no muy adecuados y claro, quien sabe a que pulsaciones por minutos hacemos los entrenamientos. Una muy buena excusa mas para justificar si el rendimiento no es el esperado. Y esa precisamente es la tactica para correr duro: Me acuerdo de todas las veces que he llamado a Lasfeli preguntando cuando mandaran el pu%$to reloj, que necesito urgentemente (ya que tengo siete años corriendo con algun monitor cardiaco), entonces me engorilo y el resultado es..., correr mas duro las vueltas. Sencillo, tambien se puede pensar en la suegra.

Sin haber pensado mucho en el Garmin, 8:06 marcamos la primera vuelta, justo un segundo antes de ver ese tiempo en el reloj el amigo Joao me dice: "... 8:06, rata, justo lo que habias dicho...". Lo vi, que casualidad, jodiendito el dia anterior le habia dicho que hariamos la primera vuelta en ese tiempo. Ibamos rapido, no habia nada que hacer, las demas saldrian mas rapido, ¿como?, no se, es lo malo de correr buscando parciales, igual, usariamos el garmin tara tal fin.

La segunda vuelta marcamos 7:57. Irresponsable de mi parte, pense que corria solo, el hombre se iba a reventar y faltaban aun tres vueltas mas. Bueno, por lo menos la gripe no estaba haciendo tanta mella en mi. Decidi bajar el paso un poco por lo que en la tercera vuelta marcamos 7:59, dos segundos mas, pero que salvarian al Joao de su amigo inseparable, el reviente.

No iba diciendo ni pio, señal de que no iban taaannn comodo, pero es que tampoco es que ibamos paseando. Tampoco queria decir nada al Joao de que no abandonara o cosas por el estilo. El sabe que no debe abandonar los entrenamientos, que hay que sufrir los dias que hay que sufrir. Que hay que aguantar. Asi, en pensaderas de mari##$%queras fue pasando la cuarta vuelta, que pasamos en 7:52, tiempo que realmente salio solo. Gracias a Dios faltaba solo una vuelta.

Lo bueno de la ultima vuelta es el remate, alli, si vas en negativo en la vuelta recuperas esos segundos. Si vas en positivo, bueno, mas ganancia de segundos. Nunca me rajo en la ultima vuelta. Marcamos 7:36, rematando al final, 43:35 marco mi reloj en total. El hombre nuevamente aguanto, debo reconocer que ya me es dificil predecir si explotara o no.