martes, 17 de marzo de 2009

La Camisa de Finisher de la Transgrancanaria



Terminar o no terminar, he alli el dilema.




¿Cuándo un corredor decide abandonar, fisicamente no podia seguir o es que mentalmente se sentia derrotado?, ¿es el orgullo de corredor el que nos hace abandonar cuando vemos que nuestros objetivos de tiempo en terminar la carrera no se daran?, ¿realmente tiene su merito terminar una carrera?.


Me gusta leer las cronicas que escriben los corredores de montaña sobre todo lo que les ha pasado en carrera, antes e incluso despues. Me tomo mi tiempo leyendolas, observando cada detalle y trato en lo posible de exprimir hasta la ultima gota, como una naranja, cada una de esas vivencias y aunque he leido ya algunas, en el poco tiempo de ocio que tengo en mi trabajo, cuando participe en la Transgrancanaria de 123 km el dia 28 de Febrero de este año, recorde dos cronicas en particular, que estuvieron en mi mente durante gran parte del recorrido.


Una de las cronicas relataba la aventura de un corredor en el Ultra Trail del Mont Blanc, que tenia la meta bajar de las 30 horas y que despues de narrar un sufrimiento indescriptible tanto fisico como mental, a poco mas de mitad de camino dio su brazo a torcer a la prueba reina de las montañas y termino abandonandola. La otra cronica relataba la aventura de otro corredor, en el mismo Ultra Trail del Mont Blanc, que en gran parte de la prueba animo al primero a seguir, vencer los momentos dificiles y terminar la carrera. Lamentablemente este no pudo convencer al otro yo de esa primera persona de seguir, con la consecuencia esperada: Uno termino y el otro no.


Realmente lo que me causo gran impresión, como para recordarlo durante gran parte de la carrera, fue que ese corredor que se sintio derrotado y que abandono a medio camino, se sintio despues muy arrepentido y pidio disculpas por haber fallado, a el mismo, a los amigos y compañeros de entrenamiento y a sus familiares que lo esperaban en la meta. Y recuerdo que escribio que debio sacar fuerzas de su interior para no defraudar a todas esas personas que creyeron en el, la carrera mas que carrera era un compromiso, no solo con el sino con todos y que si el reto no se podia lograr en 30 horas entonces seria en 35 horas, sino en 40 y si no en 45 horas, todo fuese por dar esa alegria a quienes tambien, sin correr, vivian a su estilo la carrera, ver llegar a sus allegados. Tambien recuerdo lo que comento el otro corredor: Trate de animarlo, pero estaba derrotado mentalmente, en la cara se le veia.


Cuando decidi inscribirme para la Transgrancanaria 2009, por alla por Noviembre del año pasado, lo hice con el fin de tomarla como entrenamiento para el UTMB, que hare en Agosto de este año, sin embargo debo reconocer que a medida que se acercaba la fecha algo dentro de mi se empezaba a arrepentir de enfrentar tan formidable reto, pero ya habia comprado los pasajes y hecho las reservas respectivas, ya tenia un itinerario que cumplir. Y es que hay que verle la cara a 123 kilometros. Si hay algo que nunca me abandono fue el miedo a la distancia, yo diria que mas bien siempre me persiguio. Esos 123 Km estuvieron mortificandome dia y noche, noche y dia, semanas y hasta meses antes de que la hicieran, como se lo comente al amigo Felix muchas veces. No eran 70 km, no eran 100 km, eran 123 Km. Hoy concluyo: No esta en mis planes volver a hacelos, quiza muy a largo plazo, sencillamente no creo que soportaria nuevamante tan tamaña humillacion.


Llegamos, mi esposa, mi hijo de casi 4 años, mi hija de casi 10 meses y yo, a las Palmas de Gran Canarias, el miercoles 25 de Febrero, en horas de la noche, en nuestro segundo cruce al charco para llegar a Europa, le estamos agarrando gustico a la cosa. Mientras esperabamos el vuelo en Madrid para Las Palmas de Gran Canarias, fui nuevamente a la tienda Bikila, en la Avenida Donostiarra, me probe un par de zapatos, los salomon XA PRO ULTRA 3D Goretex y al notarlos tan comodos me los lleve puestos, despues de tomarme una foto con quien me atendio y vendio y quien me reconocio de cuando fui el año anterior, incluso me comento que el amigo Felix y su esposa Mayde habian estado hace un par de dias por alli.

Me dijo como se llamaba, creo que javier, pero no lo recuerdo, una persona muy atenta.


Al otro dia, el jueves 26 de febrero, en un ambiente bastante lluvioso, retire el dorsal en el lugar que la organización tenia destinado para ello, Plaza de la Musica, junto al Auditorio Alfredo Kraus, al final o principio, depende como se vea, del Paseo de Las Canteras. Igualmente entregue el contenido de la bolsa que estaria esperandome en el Km. 82, llamado Garañon, para cubrir mis caprichos en ese momento de la carrera, si es que llegaba a tal punto. Coloque en dicha bolsita un redbull, una cocacola, una camisa, una licra, el short de Venezuela, un par de medias y no recuerdo que otra cosa mas. Si pareciera que arregle el bolso con desgano era porque no sabia si llegaria a utilizar su contenido, venian 123 Km de los buenos al otro dia.


Poco despues, y con el mismo clima, fuimos a la presentacion oficial de la carrera, en el Salón de actos de la facultad de Humanidades de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Plaza de la Constitución (junto al Obelisco), en donde despues de escuchar una amena explicacion de detalles, aclaraciones sobre la carrera y reir nerviosamente, me tome otra foto con el campeonisimo, a quien tengo gran admiracion, Marco Olmo y tambien con Isidro Garcia, un Canario y excelente persona, que habia ganado la Media Trans del año anterior, a quien conocimos via los blog relacionados con la materia, ademas de con Felix y Mayde quienes estaban metidos en un paquete, solo un poquito, mas pequeño que el mio, los 92 km.


De Izquierda a derecha: Felix, Yo, el amigo Isidro Garcia y Mayde.


El Team Venezuela Trans junto al Campeonisimo Sr. Marco Olmo.


Aparte del miedo a la distancia, que me perseguia hasta en mis sueños, tambien me perseguia el hecho de que mi largo mas largo fue de 50 km y casi 4000 mt de desnivel positivo en 9 horas largas y hecho faltando 5 semanas para la carrera, una lesion que iba y venia en la pierna izquierda por correr 30 km con unos zapatos defectuosos y finalmente dos abcesos, bastantes dolorosos, que justo dos semanas antes me habian salido en el muslo derecho, que me impidieron correr, y hasta caminar, por mas de una semana; suficientes razones como para estar como palo de gallinero, bastante asustado por no ser muy grosero.


El jueves 27 de Febrero, despues de turistear un poco por la isla, de la cual quedamos encantados, y tratando de olvidar el compromiso que se avecinaba a pasos agigantados, cerca de las 7 de la noche me dispuse a arreglar el bolso que llevaria a la carrera. Y entonces, haciendo caso omiso de todas las recomendaciones que estan escritas, y archiconocidas por todos, de lo que no se debe hacer antes y durante la carrera, comenze a arreglar dicho bolso. Llevaria 1 litro y medio de Gatorade (siempre llevo poco mas de ½ litro), llevaria un mercado de barras energeticas, 10 (mas 4 que me tenia el amigo Isidro y que me daria en la partida), el frontal y la luz roja, los guantes, la chaqueta rompevientos (de mala calidad por ser tacaño con el peso), la navajita Victorinox (sin que por eso reciba algun patrocinio), un lapiz con tirro hierro para las posibles ampollas y que sabia que la flojera no me dejaria usar, dos paquetes de pilas AA y AAA para el frontal, el reloj Garmin FR 305, con su base, sin la banda porque dias antes dejo inexplicablemente de medir el pulso y sin cargador, es decir, solo duraria, cuando mucho, 13 horas, un telefono LG que compre por alli mismo y que me costo 17 euros, bastante liviano y basico pero con todos sus servicios y finalmente un mp3 shuffle que habia comprado en la isla para mis ratos de “ocio” durante la carrera, dispositivo electronico que nunca en mi vida he usado y mucho menos corriendo, pero que considere adecuado llevar, al cual le copie unas 85 canciones mientras esperaba el latigazo de la partida en el hotel, en vez de estar durmiendo. No recuerdo haber llevado algo mas en el bolso que pesaria unos 4 Kg, peso con el que nunca habia entrenado.


Llevaria puesto una licra termica, la que siempre me acompaña en estas locuras, el jersey blanco de igual categoria y los recien comodos Salomon que habia comprado dos dias antes y pense que eso que dicen de no llevar zapatos nuevos a una carrera, no era para mi ... El gorro termico que use en Carros de Foc lo habia dejado en Caracas, en su defecto llevaba una gorra, practicamente un adorno.


Finalmente llego la hora de salir del hotel, cerca de las 10 p.m., habia quedado con los amigos Felix y Mayde para vernos en la estacion de Guagas de Global, a las 10:30 p.m., donde nos esperaba un autobus de la organización que nos trasladaria al otro extremo de la Isla. Antes de montarnos en el autobus le pregunte a una de las personas de la organización si podian ir conmigo mi esposa e hijos en el autobus, para que me vieran en el momento de la partida, pero me dijeron que no. Creo que si ubiese dicho que venia de Venezuela ubiesen hecho una excepcion, seguro que si.

Yo de espalda, Mayde y Felix, sentados frente a la Guaga (autobus) que nos llevaria a Playa El Ingles.


Entonces le dije a mi esposa que agarrara un taxi hasta la Playa Del Ingles y cuando estaba montado en el autobus ella se devolvio diciendome que cobraban muy caro. En ese momento supe que estabamos bastante lejos de la partida, como en efecto senti en dicho traslado, que tardo en llegar poco mas de 45 minutos. Mi esposa e hijos no me pudieron acompañar y no me pude despedir de ellos como acostumbraba a hacerlo. Con mi esposa tambien se habia quedado el envase que tenia destinado llevar para tomar liquido en los puntos de control y que la organización asi lo exigia, afortunadamente llebaba una botella de plastico muy liviana de gatorade de un litro que me obligue a meter en el bolso, la improvisacion siempre me acompaña.


Finalmente llegamos al lugar de la partida, Playa Del Ingles, hacia frio pero no se que tanto porque me habia puesto la chaqueta y los guantes. Despues que los amigos Felix, Mayde e Isidro insistieron en que me pusiera las bolsas en los pies que tenian el 70 % de los corredores, decidi a regañadientes ponermelas, lo mas ajustadas posibles a punta de teipes que amablemente nos suministro una pareja que tambien harian la carrera, eso supuestamente impediria que entrara arena en los zapatos.


No tenia una estrategia de carrera definida cuando pasamos por el control de partida, faltando 15 minutos para el suicidio colectivo en Playa Del Ingles y alli estabamos Felix, Mayde y Yo, los primeros y unicos Venezolanos en aquellas costas españolas. Entre los casi 600, quizas mas, corredores, dieron la partida al final de una pequeña cuenta regresiva. Segundos antes tomamos fotos, filmamos algun videito y nos deseamos suerte; quien sabe cuando nos ibamos a ver las caras nuevamente.


Y cuando dijeron Partida a las 12 de la noche:

Sali bastante conservador, no se que pulsaciones llevaba, porque el reloj no me las decia, pero las sentia bastante bajas por como llevaba la respiracion. Sin darme cuenta me encontraba en medio de una extensa fila de corredores que alumbraban con sus frontales lo extenso de la playa, era la viva imagen que habia visto en muchas fotos de carreras anteriores. La marea estaba baja, no me llegue a mojar los zapatos y la arena estaba bastante compacta y sin problemas llegue al faro de Maspalomas. Luego que deje la arena y la playa segui por una especie de paseo peatonal, angosto, que era orilla del embaulamiento de algun rio o canal, que para el momento se encontraba seco y lleno de piedras. Con la navajita en la mano, me pare y quite las bolsas de mis pies, bastante rapido. En ese paseo fui detrás de un grupo de corredores, creo que del club Bichillo Runners porque a cada rato gritaban “Bichillos”, o algo asi. Al final del paseo nos metiamos en ese canal y las piedras empezaban a dificultar el avance.


Finalmente despues de dejar el canal habia una pequeña pista forestal. Recuerdo que casi entrando al barranco de Los Vicentillos iba un grupo detrás de mi, como 10 corredores, entonces me equivoque de camino y todos conmigo tambien, me dio algo de risa, alli mismo rectifique el camino y despues se podia ver esa fila de corredores devolviendose. En el barranco comenzo el suplicio. Me comenzo a doler la parte baja de la espalda, un dolor que no recorde haber tenido antes y que parecia logico, tenia 4 kg de peso en la espalda y corriendo ni se diga.


Muchas partes del barranco las hice caminando, las piedras dificultaban bastante el recorrido, andaba unos metros, trotaba otros metros y asi iba tratando de hacerme el paisa con el dolor en la espalda. En algun momento me ostine de tanta piedra que no me dejaba ir a un ritmo constante, bien sea caminando o trotando. Tenia algo de frio y comenzo a preocuparme el hecho de no tener gorro termico. Cuando sali de ese piedrero estaba estresado. Cuando llegue al comienzo de la bajada a la Presa de Ayagaures decidi bajar caminando porque pense que si corria me pasaria factura mas adelante, entonces con un carajo me fui conversando caminando traquilamente y otros corredores pasando como balas. Debi bajar corriendo esa vaina y olvidarme de lo que aun no me habia pasado y no sabia si me iba a pasar.


Asi llegue a los primeros 20 km en Ayagaures con los zapatos empantanados, con algo de frio y dolor en la espalda en poco mas de 3 horas. Lo menos que estaba pendiente era de cubrir parciales y del reloj. En Ayagaures le sume mas peso al bolso y llene con medio litro de agua la botella plastica que tenia, a pesar que poco habia consumido del gatorade que llevaba. No me explico porque hice eso, pero lo hice y segui mi pesado camino hacia Tunte.


De vez en cuando hacia una trotadita, despues de Ayagaures habia sitios donde se podia correr, sin embargo yo seguia caminando, estaba oscuro era la excusa. La subida hacia el Pinar de Pilancoles se me hizo realmente dura, la espalda me dolia como nunca antes y para mas comenzaron a dolerme los pies. Iba bastante lento y procure no pararme, no podia darme ese lujo y menos en medio del frio que acechaba. En Caracas, cuando hay 14°C decimos que hace bastante frio, alli habian muchos menos °C. Sin embargo, cerca del km 29 decidi pararme con la excusa de sacarme una piedra del zapato y comer una barra de power bar.


Mas adelantico me pare otra vez a beber agua de la botella y en ese justo momento me estaban pasando el amigo Felix y su esposa Mayde que iban a buen paso. Me dijeron: Jesus, como vas?, les dije que bien, estoy comiendo algo y siguieron. No recuerdo si fue alli o mas adelante que me preguntaron ¿entonces?, ¿terminamos la carrera? Y yo no tuve el valor de decirles contundentemente que si, solo me limite a decirle algo como, bueno, hasta donde el cuerpo aguante, si, al final, hasta donde llegue... con tanto rodeo era facil determinar que Jesus no se veia bien. Estoy convencido que Felix me vio en la cara un gran DNF (Do Not Finisher), aunque no me lo ha dicho, quiza cuando lea esto me lo corrobore o niegue.


Los vi pasar y seguir, ellos estaban haciendo su carrera e iban muy bien encaminados. Al cabo de unos minutos los alcance e iba detrás de ellos a pocos metros. Cuando sono la alarma del reloj de Felix que le indicaba que tenian que comer, bajaron un poco el paso y los adelante. Luego al finalizar la subida venia una pequeña pista, la cual camine y Felix y Mayde me pasaron nuevamente. No fue sino hasta ya bajando para Tunte que los alcance y adelante porque me anime a correr un poco, aun era de noche, pero queria llegar a Tunte a comer lo que proveia la organización. Finalmente en poco mas de 6 horas llegue a la carpa de la comida. Hacia frio, adentro y afuera. Me comi un pan con salchichon, tome algo pero no recuerdo que fue, creo que aquarium, tambien cambur y naranja, me llene el estomago y segui agregando peso al bolso con un par de trozos de cambur, una naranja para comer mas adelante y tambien otro pan con salchichon. Felix y Mayde llegaron al cabo de un par de minutos e hicieron una transicion rapida, saliendo incluso primero que yo.


Me quite los zapatos y las medias para ver que tenia en los pies que me dolian tanto, no vi nada extraño, me los puse nuevamente y despues de algunos minutos decidi seguir, acompañado de mis nuevos amigos: el frio, el dolor en la espalda y el dolor en los pies y sabiendo que en ese punto habian abandonado una cantidad considerable de corredores.


Me puse la gorra de adorno que habia llevado para palear el frio en algo y sali de Tunte por una empinada subida de concreto, siempre caminando y me agarro el amanecer subiendo a Cruz Grande, lugar al que llegue y recorde por las fotos que habia colocado el amigo Isidro en su blog. Poco antes de llegar apague y me quite el frontal y lo guarde en el bolsillo del jersey. El reloj marco 41 y pico km pero no recuerdo el tiempo, creo que como 7 horas. Antes de llegar a ese punto veia a Felix y Mayde muy cerca y se me quedo corta la subida para desearles suerte en la intercepcion donde se dividian las dos carreras.


Estaba en su apogeo el amanecer y el paisaje desde la pista forestal hacia el horizonte era sencillamente espectacular, me detuve unos segundos a observarlo y segui, como hasta ese momento, caminando. En algunos sectores me anime a correr, el frio se me habia pasado y algo del dolor en la espalda, me quite la chaqueta, los pies aun me dolian pero nuevamente me hice el paisa y comenze a bajar a Presa Las Niñas, siempre trotandillo. En ese trayecto fue uno de los muy pocos lugares que logre alcanzar y adelantar a algunas personas y algunos se aprovecharon de mi. Yo trotaba, ellos trotaban, yo caminaba, ellos caminaban, que casualidad.


En Presa de Las Niñas y con mas de 50 km en mis adoloridos pies recuerdo haberme parado a tomar y comer algo y me volvi a quitar los zapatos y las medias para darle un respiro a los pies. Luego de alli, que ya venia con bastantes problemas, escenifique la agonia y crucificcion de mi tocayo Jesus de Nazareth; los pies no me dejarian de doler hasta el final.


Recuerdo pocas cosas diferentes al dolor en los pies desde ese trayecto hasta cuando vi por el quinto coño, a lo lejos, bastante lejos, muy lejos, una figurita casi imperceptible a la distancia, diez veces mas pequeña que mi pulgar cuando lo colocaba a un lado, el Roque Nublo. Cuando vi esa figurilla a lo lejos y sabiendo que habia que llegar a ese sitio, casi me desmayo. Hoya la Vieja era ese sitio, no recuerdo que kilometro era pero habia una persona alli que nos indico amablemente que estabamos cerca. Fue muy amable porque en realidad nos faltaba que jode. Y digo “nos dijo” porque para ese momento me encontraba con dos corredores mas que venian en igual condicion que yo, dabamos lastima y pena ajena y faltaba que jode!.


Las no se cuantas estaciones del camino de sufrimiento que hizo Jesucristo hasta llegar a la Cruz se quedaron pendejas ante el sufrimiento que padeci, dicese del dolor en los pies, hasta llegar al Roque Nublo, a donde llegue solo ya que mis ultimos compañeros de agonia me habian dejado botado en medio de la nada. Lo comico era que solo me dolian los pies ya que sentia que lo demas estaba en su lugar, cardiovascularmente bien, fisicamente me encontraba bien, salvo por los pies, que aunque no estaban ampollados, cada paso era una oracion del padre nuestro. Al Roque Nublo llegue y ni me pare, segui y muy cerca habian algunos corredores, que nunca llegue a alcanzar pero que tenia a la vista. No estoy muy seguro, pero creo que por alli se me ocurrio la loca idea de: "Cuando termine esto voy a decirle al primo Jose D Onofrio que retire mi inscripcion para el UTMB 2009, si esto es arrecho no me imagino aquello"


La Golera, creo, fue el proximo lugar al que recuerdo haber llegado, porque era una especie de parador turistico y habia un numero considerable de personas. Alli me pare a comer un pan con salchichon que habia metido en el bolso en un puesto de control. Aun recuerdo el sabor que dejo en mi garganta el salchichon. En ese momento me lamente no haber metido diez panes en el bolso. Tambien tome algo de Gatorade, hidratado siempre me mantuve, aunque ya estaba astiado del liquido color naranja. Justo cuando comia el pan, estando sentado en un pequeño muro y al frente del camion militar que daba agua a los corredores, paso una Guagua (autobus) y el chofer grito: ¿no hay algun corredor por alli que haya abandonado para llevarlo directo a Las Palmas?, lo mire con el rabo del ojo mientras masticaba el pan y me dio la impresión que hizo la pregunta directamente a mi y nuevamente me hize el paisa.


Aun con ese extraño y agradable sabor en la garganta, comenze a subir al Pico de las Nieves. Al principio habia algo de vegetacion y el camino marcado estaba confuso, algunos zig-zag me parecieron extraños. Luego pequeños senderos, siempre subiendo hasta llegar a una subida bastante tecnica que me llevo a un paisaje bastante nublado y de grandes piedras, que pense era el Pico Las Nieves porque el reloj dejo de funcionar a las 13 horas con 19 minutos y con el mi unico altimetro. Erroneamente segui pensando que iba a llegar a Garañon, sin embargo cuando vi a lo lejos, en otra montaña, una gran bola parecida a un observatorio supe de inmediato que ese era el fulano Pico de Las Nieves, donde para el momento no habia nieve.


Subiendo ese trayecto, no se como, adelante como a tres personas, y despues bajando me pasaron como 6 mas. Recuerdo haber pasado por una alfombra que registraba el tiempo y comenze a bajar al verdadero Garañon, siempre caminando y tratando de olvidar el dolor en los pies.


Con algunas personas animando y aupando llegue a Garañon, el km 82, serian poco mas de las 4 de la tarde y habian bastantes corredores en los alrrededores, mas los que no vi. Personas muy amables me recibieron, aunque cuando entre a la carpa no habia donde sentarse, habian poquisimas sillas y estaban ocupadas, entonces me sente en una cava que estaba en una esquina, y si, estaba bastante incomodo. Tome algo de soda limon, sopa, un plato de pasta y no recuerdo que mas. Me cambie las medias y tome algo de la cocacola que habia dejado en el bolso y decidi, como habia venido haciendo, agregar mas peso a mi bolso llevandomela.


En ese momento sono el telefono que llevaba, era el amigo Felix, me pregunto donde estaba y le dije donde, me dijo que me faltaba que jode, es decir, 40 km mas, y bueno, que siguiera echandole bolas. Me dijo que Isidro acababa de llegar pero no me dijo cuando ellos habian llegado aunque creo que lo felicite. Sentado en la cava vi el nombre de un corredor en su dorsal y lo reconoci de un famoso foro en España, me le presente y me dijo, ah!, ok, el de Venezuela... y ya!. No se porque espere que fuera un poco mas afectuoso y me dijera algo como, oye, que bueno, estas aquí, que te ha parecido, como vas?, que se yo!, quiza estaba reventado, cosas y animos de carrera, fue un tanto desalentador, pero no le di mucha importancia (casi nada como para colocarla en esta cronica) y al cabo de unos minutos agarre la cruz de mi bolso y decidi seguir con mi calvario.


Estaba algo nublado fuera de la carpa y con algo de llovizna, tenia algo de escalofrio pero sabia que se me pasaria en algunos minutos y era el efecto de haber comido y haberme detenido varios miles de segundos y aunque, según, venian los 40 km de solo bajada, no me alegre, ya me parecian igual las bajadas, planos o subidas.


Lo siguiente que recuerdo es pasar por Cruz de Tejeda y cuando subia a Cruz Chica, que era el punto para realmente comenzar a bajar a Teror, me pare a un lado del empinado camino, me sente y senti bastante derrotado, no aguantaba los pies, casi no podia dar un paso mas. Lo que me hizo seguir adelante fue que sabia que en ese punto no tenia mas opcion.


Finalmente llegue a Cruz Chica, donde se empezaba a bajar a Teror (Km. 101), cruce una calle y empezaba la bajada que tenia a su derecha un paisaje de Pinos, todos verdecitos, perfectamente alineados y con esa excusa, me pare nuevamente a observar dicho eecosistema y lo observe un buen rato. Segui bajando, bajando y bajando. Llegue a un camino de concreto, una poblacion y pense que Teror estaba cerca y pense que podia llegar de dia a dicho lugar. Pero al seguir las señales que habia puesto la organización la cosa no era tan sencilla, me habia agarrado la noche. Me volvia a internar en la montaña y para ese momento me tuve que colocar el frontal nuevamente para afrontar mi segunda noche de carrera. Alcance, cuando me internaba en la montaña, a mis dos ex compañeros de agonia, pero me detuve a escribirle un mensaje de texto a mi esposa diciendo que no me esperara antes de las 10 de la noche, hora que pense que podia llegar y se me volvieron a escapar, y les dije, yo los alcanzo.


Ya cerca de Teror(Km. 101) y recien habia salido de la montaña a una poblacion, caminaba por una calle asfaltada. Venia un poco (en realidad bastante) molesto con los organizadores de la carrera porque el mapa altimetrico que se encontraba dibujado detrás del dorsal no correspondia integramente a lo alli señalado, mucho menos en distancias. Sentia que los ultimos 10 km que venia bajando y que según señalaba el mapa, era mucho mas (como en efecto lo fue) y eso me tenia bastante estresado. Cuando me estreso muevo las manos como un niño malcriado y cuando estaba en eso una señora salio de una casa y me pregunto que me pasaba. Le explique, observo en mi dorsal la bandera de Venezuela, me pregunto si venia de Venezuela a hacer la carrera, le dije que si y ella sin salir de su asombro, llamo a su marido y me pidio que me tomara una foto con ella, a lo cual accedi riendome y olvidando momentaneamente mi molestia.


Despues del agradable momento segui y algunos minutos despues estaba en el Km. 101, el punto de Control de Teror, solo quedaba una media maraton y eran casi las 9 de la noche. Me sente y comi algo, el añorado pan con salchichon y tambien tome de mi cocacola. Me quite los zapatos, me parecio ver ampollas en ambos pies pero no se veia bien porque los tenia bastante blancos, sancochados por los zapatos goretex. Habian algunos corredores y cuando a uno de ellos le dieron un antinflamatorio entonces pedi uno para mi y me lo tome. Recorde que en el hotel habia dejado varias tabletas de cataflam, un antinflamatorio de efecto rapido y me reproche ser tan descuidado en estas cosas tan delicadas. Como se me pudo olvidar algo tan importante.


Habian cerca de 10 corredores en Teror, cuando algunos de ellos salieron decidi sumarmeles, entre los que se encontraban mis ex compañeros de agonia. Pero, aunque iban caminando, no podia seguir su paso. Se fueron alejando cada vez mas hasta que deje de verlos y, como estaba acostumbrado, volvi a quedar solo en la oscura oscuridad. Pase por la Finca de Osorio, lo que recuerdo fue el lugar mas oscuro y tenebroso que atraveze. Iba muy lento, tanto por los pies como por la escasez de señales y/o frontales para alumbrar mejor el camino, parecia un alma en pena, mas que todo por como iba arrastrandome.


Lo siguiente que recuerdo fue bajar por un barranco, que agradeci fuera de noche para no verlo bien, de lo contrario me ubiese aterrado bajar de dia por dicho lugar. Se veia bastante escarpado, pedia permiso a un pie para mover el otro. Quiza porque el antinflamatorio estaba haciendo efecto, volvi a alcanzar a mis ex compañeros de agonia justo despues de pasar por lo que yo considere el lugar mas peligroso de la carrera. Era bordear una especie de aliviadero o canal, muy angosto, de un lado la montaña y del otro un barranco, muy peligroso. Tambien agradeci que fuera de noche para no ver los sitios donde tuve dos conatos de caida y en donde dije dos grandes groserias, que no fueron precisamente joder y ostias!.


Llegamos, mis dos compañeros de agonia y yo, a un punto de control, segun el km. 115 y en donde de hecho habia un letrero con esa gran mentira. Comi algunas naranjas y tome algo de liquido e igualmente converse con las personas alli, les dije que me dolian hasta las pestañas. Nos indicaron que faltaban 8 kilometros y estoy seguro que quisieron decir 8 millas. En ese lugar sono el telefono nuevamente, lo tenia a la mano porque era mi improvisado reloj, era el amigo Felix, me pregunto como iba y le dije que bien. Me dijo que me quedaban 8 km y que siempre bajando y me lo crei.


Salimos los tres tristes tigres en plena oscuridad y despues de sortear una no tan empinada pero larga subida, llegamos a una calle de cemento nuevamente. Habia que tomar hacia la derecha y nosotros agarramos hacia la izquierda porque no vimos la señal. Y seguimos caminando, era una bajada y llegamos al final donde habia una estacion de gasolina. Algo nos decia que nos habiamos perdido, teniamos un rato largo que no veiamos una señal de la organizacion, sin embargo seguimos caminando hasta llegar a una redoma, en plena via publica. Estabamos buscando Los Giles, donde presuntamente comenzaba una gran bajada hasta la meta, y si, en la redoma habia un gran letrero que señalaba hacia donde quedaban Los Giles, pero era una autopista y no pensamos que la organizacion fuese tan irresponsable como para mandarnos en esa direccion, aunque despues de pasar por aquel canal angosto en la montaña no sabiamos que pensar.


Uno de mis compañeros de agonia llamo a uno de los telefonos que teniamos en el dorsal y les comunico que estabamos perdidos y solicito que nos ayudaran y ellos solo respondieron: "los llamaremos". Al esperar un tiempo considerable y no recibir la fulana llamada decidimos regresarnos por donde habiamos venido, no queriamos inicialmente hacerlo porque era una gran distancia pero no quedo otra opcion. Cuando llegamos donde vimos la ultima señal nos detuvimos y observamos el lugar detenidamente y pudimos ver la, no tan visible en la oscuridad, señal que nos enrumbo nuevamente por el camino correcto, porsupuesto que echamos unas cuantas mentadas de madre, dicho error habia esfumado la meta improvisada de llegar en menos de 24 horas. Y como cita la ley de murphy, recibimos la tan esperada llamada de los organizadores cuando conseguimos el camino correcto... y no es mentira.


Seguimos y nos volvimos a perder mas adelante, no se si porque ibamos cansados y no veiamos las señales o es que estas no estaban colocadas apropiadamente. Lo que si es seguro es que no por ser muy rapidos era que no veiamos las señales. Llegamos a una especie de desague o quebrada, con aguas no tan blancas y no tan perfumadas, agradablemente quiero decir. Pasamos por un tunel de similares naoceabundas caracteristicas y luego un laaargo camino bastante plano que nos llevaria a los anhelados Los Giles. Habian pocas señales de la organizacion en ese tramo, creo que ellos no tomaron en cuenta que siendo de noche pasarian corredores por alli.


Finalmente llegamos a esa gran bajada, segun de 2 km, en realidad como 5 km y que si ubiese sido de dia vemos toda la costa. Mis compañeros de agonia insistieron en que si tenia fuerzas me fuera solo y corriera la bajada, pero ya habia decidido llegar con ellos a la meta, igual me seguian doliendo los pies. A uno de ellos le dolia la rodilla y le resultaba dificil trotar. A pesar que sabiamos que estabamos cerca, incluso se escuchaba alguna bulla en las cercanias, no habian señales de la organizacion, como automatas seguimos por ese camino que era una pista. Nuevamente pensamos que nos habiamos perdido y llamamos de nuevo a la organizacion quien esta vez si nos indico el camino correcto. Finalmente salimos a la calle, una via donde se veia la meta a 500 metros y habia algunos conos señalando el camino. Caminamos rapido por esos conos. Gente señalando el camino, por aqui", por aqui", felicitaciones!, ya llegaron!. Cuando faltaban como 100 metros para llegar al arco, uno de mis compañeros de agonia pregunto: y como vamos a llegar?, corriendo?... yo les dije, seamos honestos, venimos caminando desde el km 50, lleguemos caminando y asi fue.

Llegamos al arco, preguntaron como queriamos la foto y yo propuse que salieramos los tres en la misma y asi, Alejandro Izquierdo, Santiago Sobrino y Jesus Hulett, posabamos para la foto de finisher en 27 horas con 18 minutos y algunos segundos, coño, ya se habia acabado el sufrimiento, esta carrera me humillo, el año que viene tomare venganza, con su hermana, la de 92 Km.



Lo que pense en algun momento de no ir al UTMB 2009 se habia esfumado, ahora es que hay ganas.

9 comentarios:

Isidro García dijo...

Guau Jesús, al final me he quedado, con sueño pero he leído toda la crónica. QUE FANTÁSTICA, he corrido junto a ti, conozco todos los sitios que relatas y se de lo duros que son. La verdad leyéndola me estoy pensando en participar en la de 123 el año que viene, aunque es un objetivo que tengo ahí.

De todas formas te digo lo que te dije, es un gran mérito el acabar la carrera pues esta es muy dura y tú saliste de playa del Inglés y llegaste a la Playa de las Canteras recorriendo 123 kms de durísimo recorrido, lo has hecho tú muchos canarios no lo hemos hecho y otros corredores bien preparados que lo intentaron no lo consiguieron. Por ver tus condiciones creo que tu carrera realmente es la de 92 de la que creo que podrías hasta optar a podium.

Pues eso como se dice por aquí "que te quiten lo bailao" que es como tú lo has conseguido. Un aspecto que se deberías haber tenido en cuenta es eso de que en las carreras no se debe probar nada, y menos las zapatillas (esos dolores de piernas pueden venir por ahí) y haber entrenado con algo más de peso te hubiera venido bien. Pero creo que tu eres un corredor de poco peso y de correr.(por eso tu carrera es la de 92 kms).

Que nada que felicidades, que seguimos en contacto y que me alegro de que vinieran y que espero que vuelvan. Un saludo.

Félix dijo...

Como te dije, yo al terminar la de 92km no me imaginaba lo que hubiera sido tener que hacer 31km más.

Me sorprendió verte como a las 5 horas de carrera porque nos habías planteado tu estrategia de salir a buen ritmo. Inclusive, llegué a pensar que nosotros íbamos demasiado fuerte para lo que teníamos previsto. No te vi como DNF; sabía que quedaban muchas horas y carrera por delante.

En fin, gran mérito por terminarla. Te felicito por tener esa determinación de seguir adelante aún cuando las cosas no vayan tal como se planearon. No sé si yo hubiera podido superar tantas cosas si me hubiera tocado.

El último tramo, por lo que cuentas, fue duro hacerlo de noche y con tantas horas. De hecho, yo caminé desde el túnel hasta el inicio de la última bajada.

Ahora, con aún más experiencia, te vas a UTMB y con la seguridad de poder terminarla como sea. Espero poder lograr inscribirme en la CCC y compartir nuevamente estas aventuras, mi pana.

Félix

Raúl Bellot dijo...

Muchas Felicidades Jesus.

Tiene mucho mérito lo que has hecho, primero un carrera tan largo sin haber hecho nunca más de 50km, correrla con zapatillas nuevas, tan poco acostumbrado a correr con bastante peso, otro clima y condiciones y lo más importante quizas, sin haberte despedido decentemente de los tuyos (me parece muy mal lo que hizo la organización, ya que era una excepción y seguro que había puestos libres en la guagua)

Vaya crónicas que escribes!!! con dos o tres más ya te dá para escribir un libro, jejeje.

Un abrazo

JMPXTR dijo...

Hola Jesus, tras escribirme el comentario en mi blog me picaba la curiosidad de leer tu relato, creo que es muy bueno, parece que he vuelto a correr la trans por la infinidad de detalles que aportas. Enhorabuena por ser FINISHER y sobre todo por tener tanta cabeza, usala para el UTMB. Saludos, Javi

Luis Pinto dijo...

Chamo... los zapatos. Te fregaron los zapatos.

Tu relato me dejó mudo. Y ya se vé que mientras más largo corres más largo escribes.

Felicidades, y pa´lante

Luis Recuenco dijo...

Enhorabuena , toda una experiencia, de cara a la UTMB.

Namaste

Gunther Depablos dijo...

Jesús, como siempre que buenos son tus relatos, te felicito, no te dejaste vencer que es lo importante, sumaste más experiencia y certificaste que las cosas que nunca haces en las carreras, definitivamente, no se deben hacer, cábala o maña, quién sabe, suerte en el UTMB

samy4 dijo...

Animo jesus,esto es el ultrafondo,esto es lo que engancha,y que aunque sufras y sufras,siempre acabas pensando en otra.
Da igual el resultado,lo importante es realizar los sueños de cada uno,no cejes en el empeño,despues de esto la utmb es factible,te sera dura pero lo conseguiras seguro.
salu2
agur

mayayo dijo...

enhorabuena jesus.

si es verdad q "Lo q no te mata te hace mas fuerte"
entonces tu te has curtido muchos grados en canarias para el UTMB :-)

Y de propina, ya eres finalista de la Trans123, una gran carrera pro derecho propio. Olé!